Lugares, contextos.

Cuerpo y espacio. Los cuerpos construyen lugares y los lugares activan lo que experimentamos.

Tumblr Themes
Danjiangkou. Hallazgo de grandes herramientas de corte (LCT) achelenses
Hallazgos de grandes herramientas de corte en el embalse de Danjiangkou, China.
En las interpretaciones más generales de la evolución de nuestros antepasados durante el Pleistoceno Inferior y Medio, se suelen  dar por coincidentes estos tres acontecimientos:
  • la aparición del Homo erectus.
  • la cultura achelense
  • la primera salida de los homínidos fuera del continente africano.
Esos tres episodios estarían relacionados entre sí, de tal suerte que el abandono de África enfrenta a los seres del grado erectus con climas fríos a los que se adapta gracias a las novedades culturales ligadas a la tradición achelense o a otros hallazgos realizados en la misma época como el control del fuego. Pero ese esquema tropieza con numerosos baches. El primero de ellos tiene que ver con la imposibilidad de relacionar de forma biunívoca tradiciones culturales y especies de homínidos. La coincidencia común de útiles olduvaienses y achelenses durante un largo período de tiempo obliga a pensar que las industrias no son pautas fijas que una población en concreto deba seguir de manera obligada. Existen bastantes ejemplos de una especie de “marcha atrás” mediante la aparición de tallas simples en épocas y lugares que corresponden a una industria mucho más avanzada, dando lugar a un anacronismo que intriga siempre a los arqueólogos. Como sostiene Roebroecks (1994), las herramientas de piedra carecen de valor cronológico. Baste con recordar que en Europa la tradición clactoniense de lascas y hachas primitivas guarda una semejanza estrecha con los útiles olduvaienses pero corresponde a una época mucho más tardía.

Por lo que hace al oriente asiático, la forma tradicional de ver las cosas apuntaba a la existencia allí de una industria semejante a la clactoniense, sin bifaces achelenses, durante todo el desarrollo de los homínidos del grado erectus en Java y China. Esa idea condujo a Hallam Movius (1948) a establecer una frontera ideal, la Línea de Movius, que separaría a guisa de barrera tecnológica a los erectus asiáticos. No se trata de una barrera absoluta. Se han encontrado bifaces en distintos lugares de Asia, pero siempre con unas fechas imprecisas. Para Movius esta diferencia se debe a que el Este de Asia es una región marginal de la evolución biológica y cultural de la humanidad que de alguna manera se separó de la corriente principal del desarrollo humano y mantiene la tecnología de la fase más temprana de la cultura humana en un contexto aislado, y a que la calidad de la materia prima en el Este de Asia era muy pobre.
Para explicar esta dicotomía, se han propuesto diferentes teorías:
  • Los homínidos pudieron llegar a estos lugares antes de que se hubiese desarrollado el achelense africano. 
  • G. Pope (1989) argumentó que las condiciones tropicales y subtropicales del sureste asiático permitieron la utilización de materiales abundantes en el entorno, pero perecederos, como el bambú y otras maderas. 
  • Schick (1993, 1994) ha propuesto la hipótesis de la reversibilidad tecnológica. Los primeros pobladores de Asia habrían salido de África con el Modo II completamente desarrollado pero volvieron a una tecnología más simple debido a las condiciones tropicales de Asia. Toth y Schick (1993) han aventurado que al atravesar zonas extensas sin materiales aptos para hacer bifaces, los homínidos habrían podido perder la posibilidad de construirlos. De ser así, sus capacidades cognitivas y comunicativas no debieron ser lo bastante fuertes como para mantener la tradición achelense avanzada.
El hallazgo en Fengshudao (Cuenca del Bose, China, 2000; Wei Wang et al, 2014) de hachas de mano semejantes a las primitivas achelenses datadas en 0,8 Ma y el hallazgo de útiles acheleses datados en más de 1 Ma en Attirampakkam (India, 2011) obligan a revisar una idea simple de la evolución tecnológica. Se han recuperado hachas de mano en otras cuencas aluviales de China (Dingcun y Luonan).
Hou et al (2000) creen que hay indicios de un gran incendio a escala continental causado por un meteorito que impactó en Laos o Camboya hace 0,8 Ma. El incendio permitió el afloramiento de rocas hasta entonces cubiertas por la capa vegetal. El Modo II de Bose sería producto de la evolución local de una comunidad de erectus. A esta hipótesis se le ha llamado Convergente o Multirregional y rechaza el papel de la aculturación, la migración o la difusión.

Los yacimientos más antiguos con industria lítica son:
  • Longgupo. 2 Ma.
  • Renzidong. 2 Ma.
  • Riwat. 2 Ma.
Definición de terrazas con hallazgos líticos en el Embalse Danjiangkou
Kathleen KumanChaorong Li y Hao Li documentan el hallazgo de grandes herramientas de corte (LCT) en el embalse de Danjiangkou, centro de China, en el borde sureste de las montañas de Qinling.
  • Terraza 4 (T4). 0,8 Ma.
  • Terraza 3 (T3). Primera mitad del Pleistoceno Medio.
  • Terraza 2 (T2). Pleistoceno Superior.
A pesar de la mala calidad de las materias primas, se han recuperado dos hachas de mano y cuchillas. Estas herramientas muestran similitudes tecnológicas y morfológicas las LCT del Achelense, con algunas diferencias que se atribuyen principalmente a las propiedades de las materias primas, la ecología de subsistencia, y la deriva cultural.

Enlace
El achelense en Asia

Tumblr Themes
El origen del IUP (emiriense) del Levante Mediterráneo

Dorothy Garrod indentificó en el Levante Mediterráneo (1951) una industria transicional a la que llamó emiriense en referencia al sitio palestino de El Emireh, descubierto por Turville-Petre (Garrod 1951, 1955). Neuville (1934) había llamado Fase I a conjuntos similares, dentro de un sistema unilinal de evolución industrial de seis fases. Ewing (1947) había descrito una situación similar en Ksar Akil (Líbano) que clasificó en el chapelterroniense.

En la actualidad estas denominaciones han sido abandonadas, incluyendo estos hallazgos en el Paleolítico Superior Inicial (IUP) (Bar-Yosef y Kuhn, 1999; Kuhn et al, 1999, 2009; Kuhn 2003). Ver Marks 2003 y Leder 2013 para otras aproximaciones.

A pesar de que el estudio de esta industria es de la mayor importancia, su fuente cultural y demográfica, sigue sin resolverse
Jeffrey I. Rose y Anthony E. Marks han analizado las características tecno-tipológicas del IUP del Levante Mediterráneo comparándolas con las del PM Final y con los conjuntos contemporáneos de los lugares próximos del noreste de África y la Península Arábiga, con el fin de identificar la superposición de características culturales y antecedentes posibles.

Según sus conclusiones:
Enlace
Paleolítico Superior Inicial (IUP) del Levante Mediterráneo
Tumblr Themes
Los chimpancés crean y modifican herramientas de sondeo funcionalmente

Pan troglodytes utiliza herramientas para llegar a la comida fuera de su alcance, tanto en la naturaleza como en cautiverio. Más allá de la recopilación de materiales de tamaño adecuado para crear herramientas, también realiza modificaciones secundarias a fin de crear una herramienta optimizada.


Lydia M. Hopper, Claudio Tennie, Stephen R. Ross y Elizabeth V. Lonsdorf han registrado el comportamiento de un grupo de chimpancés de zoológico cuando se les presenta la oportunidad de utilizar herramientas para sondear alimentos líquidos en un termitero artificial dentro de su recinto. 
  • Los chimpancés utilizan sus herramientas poco después de haberlas creado y modificado.
  • Las herramientas se modifican más cuando la comida puede ser obtenida gracias a las herramientas que cuando no es posible su obtención.
Enlace
Chimpancés
Tumblr Themes
Paleoantropología hoy
Tumblr Themes
El genoma del gibón revela el secreto de su rápida radiación
Distribución geográfica de las especies de gibón utilizados en el estudio.
Distribución geográfica de las especies utilizadas en el estudio. Las fotos corresponden a los individuos cuyo genoma se ha secuenciado. El asterisco indica que ha fallecido.
Los gibones son nuestros parientes hominoideos más lejanos y también los más desconocidos. La separacìón de los gibones del resto de los hominoideos pudo ser hace 18 millones de años, seguramente en Asia, puesto que es en el sudeste de Asia donde los gibones viven actualmente.
Hay relativa confusión sobre las especies y subespecies que componen la familia Hylobatidae, pero está claro que consta de cuatro géneros: Hoolock (38 cromosomas), Hylobates (44), Symphalangus (50), y Nomascus (52).
Dado que esta diversificación es relativamente reciente (6-4 Ma) la tasa de cambio tuvo que ser extraordinariamente grande y la radiación rápida.

Lucia CarboneAlan R. HarrisSante GnerreKrishna R. VeeramahBelen Lorente-GaldosJohn HuddlestonThomas J. MeyerJavier HerreroCristiano RoosBronwen AkenFabio AnaclerioNicoletta ArchidiaconoCarl BakerDaniel BarrellMark A. BatzerKathryn BealAntoine BlancherCraig L. BohrsonMarkus BrameierMichael S. CampbellOronzo CapozziClaudio CasolaGiorgia ChiatanteAndrew CreeAnnette Damert, Pieter J. de JongLaura DumasMarcos Fernández-CallejoPaul FlicekNina V. FuchsIvo GutMarta GutMatthew W. Hahn, Jessica Hernández-RodríguezLaDeana W. HillierRobert HubleyBianca IancZsuzsanna IzsvakNina G. JablonskiLaurel M. JohnstoneAnis Karimpour-FardMiriam K. KonkelDennis KostkaNathan H. LazarSandra L. LeeLora R. LewisYue LiuDevin P. LockeSwapan MallickFernando L. MéndezMatthieu MuffatoLynne V. NazarethKimberly A. NevonenMajesta O’BlenessCornelia OchisDuncan T. OdomKatherine S. PollardJavier QuilezDavid ReichMariano RocchiGerald G. SchumannStephen SearleJames M. SikelaGabriella SkollarArian SmitKemal SonmezBoudewijn ten HallersElizabeth TerhuneGregg WC Thomas, Brygg UllmerMario VenturaJerilyn A. WalkerJeffrey D. Wall, Lutz WalterMichelle C. WardSarah J. WheelanChristopher W. WhelanSimon WhiteLarry J. WilhelmAugust E. WoernerMark YandellBao ZhuMichael F. HammerTomas Marques-BonetEvan E. EichlerLucinda FultonCatrina FronickDonna M. MuznyWesley C. WarrenKim C. Worley, Jeffrey RogersRichard K. Wilson y Richard A. Gibbs presentan el genoma de un Nomascus leucogenys (gibón de mejillas blancas). Además han obtenido el genoma de dos individuos de cada género mediante clonación al azar y el exoma de alta cobertura de datos de dos individuos con el fin de obtener modelos de error para los polimorfismos de un solo nucleótido (SNPs).
  • Uno de los mecanismos responsables de la plasticidad del genoma de los gibones es un retrotransposón específico (LAVA).
    • El genoma gibón muestra un número significativamente mayor de reordenamientos a gran escala que humanos, chimpancés, gorilas, orangutanes, macacos rhesus y titíes. Sin embargo, el número de pequeños reordenamientos es comparable con el de las otras especies. La alta tasa de reordenamientos cromosómicos puede deberse a la terminación prematura de la transcripción inducida por genes LAVA, en un nivel lo suficientemente bajo para ser compatible con la vida, pero suficiente para aumentar la frecuencia de errores de la segregación cromosómica.
  • Los gibones experimentaron una radiación casi instantánea hace ca 5 Ma.
    • Una combinación de aislamiento geográfico y barreras reproductivas post-apareamiento aceleró la radiación. La elevación de la meseta de Yunnan y la subida del nivel del mar causaron la fragmentación y fusión de los bosques tropicales y subtropicales y ciclos de compresión y expansión del hábitat.
    • Las dos subfamilias más antiguas, LAVA_A1 y LAVA_A2, se originaron hace ~18 Ma y hace ~17 Ma, respectivamente. Suponiendo que la separación con los macacos se produjo hace unos 29 Ma, la divergencia de los gibones con el linaje ancestral humano debió suceder hace unos 16,8 Ma, coinciendo con la aparición de LAVA.
    • La separación de los Hylobates debió ocurrir hace unos 1,5 Ma.
  • Se identificaron firmas de selección positiva en genes importantes para la braquiación y la adaptación de los gibones a su hábitat arbóreo
    • TBX5, necesario para el desarrollo de todos los elementos de las extremidades anteriores.
    • COL1A1, tejidos conectivos, cadenas pro-alfa1 de colágeno tipo I, el formador de fibrillas de colágeno que es la proteína principal de los huesos, los tendones y los dientes.
    • CHRNA1, precursor de la subunidad alfa de receptor de acetilcolina, que participa en la contracción del músculo esquelético.
    • Estos genes no se han seleccionado positivamente en otros primates.
    • CHAD, el gen condroadherina, que codifica para una proteína de la matriz del cartílago, se duplica específicamente en todos los géneros.
Enlace
Comentarios de Colin Barras
Gibones
Filogenia y demografía de los gibones

Tumblr Themes
Los P4 mandibulares de Woranso-Mille
Localización de Woranso-Mille
El yacimiento de Woranso-Mille (WORMIL), Afar, Etiopía, fue descubierto en 2004. Estudiado por Haile Selassie.
Se ha dividido en áreas: Am-Ado (AMA), Aralee Issie (ARI), Mesgid Dora (MSD) y Makah Mera (MKM).

Entre los hallazgos de este yacimiento, destacan:
  • KSD-VP-1/1 Kadanuumuu. 3,58 Ma. Muchos fragmentos postcraneales. Clasificado como Australopithecus afarensis.
  • 55 restos asignados a Australopithecus anamensis, la mayoría dientes aislados. Datados en 3,87-3,7 Ma. La fauna asociada sugiere un ambiente cerrado de bosques de ribera rivera y agua abundante. Los dientes muestran un mosaico de caracteres típicos de anamensis junto con otros de afarensis. La dentición es menos primate que la de ramidus.
    • MSD-VP-5/16. Mandíbula izquierda bien preservada con M1-2, rota anteriormente al nivel de I2. Fue hallada en 2006. Carece de ramus ascendente. Probablemente perteneció a una hembra de tamaño comparable a A.L. 128-23. M1-2 son grandes en relación al tamaño corporal. Comparte con afarensis una serie de características como un corpus robusto, un hueco en el corpus lateral y una sínfisis más vertical. 
    • MSD-VP-5/50. Mandíbula izquierda con P3-M3. Preservada parte del ramus ascendente. Hallada en 2009. Menos parecido a afarensis. La altura y robustez del corpus a la altura de M1 están fuera de los rangos tanto de anamensis como de afarensis (algo menos robusta).
    • ARI-VP-1/190. Canino inferior deciduo, similar al de afarensis en la morfología de su corona. Raíz más larga y relieve lingual más corto que lo usual en anamensis. 
    • ARI-VP-2/95. P3 con morfología oclusal similar a afarensis.
Yohannes Haile-Selassie y Stephanie M. Melillo describen doce P4 mandibulares aislados hallados en Woranso-Mille comparándolos con los de otros homínidos tempranos mediante métodos tradicionales y morfometría geométrica. Los resultados indican que la muestra Woranso-Mille es más similar a afaremsis. Sin embargo, algunos ejemplares muestran rasgos distintivos en la corona: una esquina distolingual extremadamente abultada, asociada con un talónido relativamente grande y una corona mesiodistalmente alargada. Esta morfología única se acompaña de una forma de la raíz que es diferente de las identificadas previamente. 

La existencia de estos rasgos distintivos es intrigante dada la presencia de más de una especie de homínidos en Woranso-Mille, aunque el apoyo a la heterogeneidad taxonómica en esta muestra es equívoca. Además, la importancia taxonómica de estas características no es clara.

Enlace
Australopithecus anamensis
Australopithecus afarensis

Tumblr Themes
Falange de la Sima del Elefante: morfología moderna.

ATE 9-2. Fragmento proximal de falange de la Sima del Elefante.
En la cueva de la Sima del Elefante, Sierra de Atapuerca, España, se han hallado los siguientes fósiles humanos:


Carlos LorenzoAdrián PablosJosé Miguel CarreteroRosa HuguetJosep ValverdúMaría Martinón-TorresJuan Luis ArsuagaEudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro
presentan el estudio de ATE 9-2.

  • Su aspecto es robusto. Posiblemente refleja una robustez general del cuerpo de aquellos homínidos en relación al de los HAM.
  • Los estudios morfológicos y métricos sugieren una estasis en la morfología de la mano humana en los últimos 1,3 Ma o incluso 1,42 Ma (metacarpiano de Kaitio, Kenia).
Enlace
Sima del Elefante

Situación y estratigrafía de la Sima del Elefante
Tumblr Themes
La manipulación con la mano no dominante también ha influído en la evolución del pulgar
Registro de las fuerzas de manipulación con la mano no dominante durante la talla lítica.

Los seres humanos modernos poseemos un pulgar de la mano muy derivado, sustancialmente más fuerte y robusto que los otros dedos. Hipótesis anteriores sobre la evolución de tales rasgos se han centrado en la manipulación de los percutores durante la producción y el uso de herramientas de piedra, sin tener en cuenta los factores relativos a la mano no dominante.

Alastair J. M. Key y Christopher J. Dunmore han investigado por vez primera la contratación de los dígitos y las fuerzas de manipulación en la mano no dominante durante la producción de herramientas de piedra. 

Los resultados indican que, en relación con los otros dedos, el pulgar de la mano no dominante fue utilizado con más frecuencia y experimentó significativamente mayores fuerzas durante la producción lítica.

Estos resultados apoyan la hipótesis de que la robusta anatomía del pulgar fue seleccionada, al menos en parte, como resultado de las presiones de manipulación más frecuentes y mayores que actúan sobre el dedo pulgar con respecto a los otros dedos de la mano no dominante durante la talla.

Enlace
Tumblr Themes
Grotte Vaufrey: nuevas dataciones ajustan la cronología del achelense y musteriense
Sitruación de la Grotte Vaufrey
Grotte Vaufrey, en la región de Dordoña, al sudoeste de Francia, es conocida por una sucesión de ocupaciones achelenses y musterienses ocupaciones, pero las interpretaciones no son claras debido a la incosistencia de los estudios cronoestatigráficos realizados hasta la fecha.

Marion HernandezNorbert MercierJean-Philippe RigaudJean-Pierre Texier y Françoise Delpech
proporcionan una nueva cronología basada en la datación por luminiscencia de ocho muestras de sedimento distribuidas a lo largo de la secuencia y en la información ya disponible anteriormente.

El Musteriense típico se extiende de MIS 7 a MIS 5, mientras que la ocupación achelense más temprana podría estar asociada con MIS 8 e incluso en MIS 10. Los niveles achelenses de la Grotte Vaufrey, por tanto, aportan pruebas de una de las ocupaciones homínidas más tempranas en el suroeste de Francia.

Enlace

Cronoestratigrafia de la Grotte Vaufrey
Tumblr Themes
Paleoantropología hoy